Ganadores 2011

Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C.

Por sus diversas aportaciones en la defensa del medio ambiente, los recursos naturales y la salud de las personas a través del fortalecimiento, aplicación, consolidación  y cumplimiento del sistema jurídico vigente. Sus investigaciones, análisis y propuestas sobre la gestión y el derecho ambiental han permitido promover el desarrollo sustentable, la participación social y el acceso a la información en materia ambiental.

Centro de Derechos Indígenas, A.C.

Por ser una organización indígena, que desde 1992 ha ofrecido un apoyo constante a las comunidades de Chiapas, promoviendo el respeto y la defensa de los derechos humanos de los indígenas, su derecho a la tierra, la valoración de su identidad cultural, la equidad de género, la organización de la economía solidaria, y la búsqueda de un desarrollo rural sustentable con justicia y armonía en sus pueblos y comunidades.

Gerardo Sauri Suarez

Por su trayectoria de vida a favor de niños en situación de calle y por haber impulsado la creación de Ednica, I.A.P. y  la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), instituciones especializadas en la atención, desarrollo y bienestar de los niños en riesgo. Su talento ha inspirado la generación de nuevas iniciativas relacionadas con el ámbito de los Derechos Humanos a favor de la infancia en México.

María Esther Aguirre de Rodriguez

Por haber impulsado la creación de Ayuda y Optimismo, A.C., institución que a través de grupos solidarios, promueve un modelo de desarrollo humano que permite el cambio de actitud de las personas, llevándolas a reconocer sus propias capacidades y desarrollar habilidades que les permiten, rescatar su valor como individuos y ejercer con dignidad su proyecto de vida. La difusión del Optimismo como filosofía de vida ha permitido que miles de personas asuman su liderazgo y responsabilidad en la solución de sus conflictos, generando siempre una actitud mental positiva.

Dr. Carlos Canseco Gónzalez (Post mortem)

Por  haber dedicado su vida, como médico alergólogo, al impulso de la salud pública, la docencia y la investigación en nuestro país,  y  en especial, por haber logrado, como presidente mundial de los Rotarios, desarrollar en 1984 la campaña que logró erradicar la poliomielitis en la mayor parte del mundo, gracias al trabajo voluntario de miles de rotarios, la movilización de recursos y las alianzas con gobiernos.