Ernesto Canales Santos pionero en la promoción de los juicios orales en México

Ernesto Canales Santos recibió en el 2009 el Reconocimiento al Compromiso con los Demás por su preocupación por las injusticias del sistema penal de nuestro país, que lo llevó a participar en la creación de la asociación Renace, ABP, y en especial por haber promovido los juicios orales en México, logrando que Nuevo León fuera un estado pionero con ese proceso legal. Y por impulsar posteriormente una reforma a nivel federal a través de la Red Nacional a Favor de un Sistema de Juicios Orales y Debido Proceso Legal, integrada por 65 organizaciones en el país. 

Motivos del Reconocimiento al Compromiso con los Demás en el 2009

Ernesto Canales estudió en la Escuela Libre de Derecho y terminó con el promedio más alto de toda la historia de esta institución educativa; posteriormente hizo la maestría en Derecho Comparado en la Universidad de Columbia, en Nueva York. Por cerca de 20 años fue Director Jurídico de Grupo Alfa y actualmente trabaja en un despacho dedicado a atender asuntos legales.

Para Don Ernesto se ha convertido en obsesión mejorar el sistema de impartición de justicia, tanto en Nuevo León como a nivel nacional. Su objetivo es cambiar el sistema de procuración de justicia, principalmente a favor de las personas de escasos recursos, quienes sufren con mayor fuerza su deficiencia e inhumanidad.

Para ello, fundó Renace en 1994, una institución que se ha fortalecido con su labor y liderazgo, orientada a defender a personas inocentes de bajos recursos económicos injustamente procesadas, apoyar la libertad responsable de quienes han sido acusados de cometer un delito menor por primera vez para lograr su reintegración social y promover el respeto al proceso judicial.

Don Ernesto es un ciudadano ejemplar que no se conforma con observar los acontecimientos, sino que trabaja para transformarlos en beneficio de la sociedad. Por diversos frentes ha buscado la instauración de un sistema legal transparente, que obligue al juez a estar presente en la audiencia de presentación de cargos y pruebas, que otorgue a víctimas y acusados una participación activa en el desarrollo del proceso y que la averiguación se realice con métodos científicos y mayor participación judicial.

Don Ernesto sostiene que “es muy importante que la reforma vaya en paralelo a un sistema de justicia. Nuestro sistema actual es de tal maraña de intervenciones que la población no tiene confianza… las policías rebasan a la población y facilitan sistemas de corrupción que crean el caos que estamos viviendo.” Por lo anterior, 85% de las víctimas de un delito no lo denuncian y sólo 1% de los delincuentes son condenados, como resultado de procesos oscuros, obsoletos e ineficaces.

Al promover la Reforma del Sistema de Justicia Penal en Nuevo León, logró que fuera el primer estado de la República en contar con juicios orales. Posteriormente impulsó la creación de la Red Nacional a Favor de un Sistema de Juicios Orales y Debido Proceso Legal, integrada por organizaciones sociales, gubernamentales, empresariales, educativas y de comunicación. El trabajo de esta Red logró la aprobación de una Reforma a la Constitución para un Nuevo Sistema de Justicia Penal, la primera que no es promovida desde el poder, sino por la sociedad civil.

Él sostiene que no puede existir un Estado de Derecho sin justicia y no puede darse la justicia sin seguridad pública. Con los juicios orales espera lograr transparencia, profesionalización de las policías, investigación científica de los delitos, prisión preventiva como excepción, equilibrio entre Ministerio Público, víctimas y acusados, mayor control de los jueces durante el proceso, audiencias públicas en presencia del juez para el desahogo de pruebas y que la investigación del Ministerio Público y las policías sea vigilada desde su inicio por un juez de control.

Se pretende la instauración de procedimientos que todos entiendan, abiertos al público, en los que el juez dicte sentencia con las pruebas a las que todos tienen acceso. Esto implica un parteaguas en la vida jurídica del país, a la vez que Don Ernesto ve los primeros frutos de su labor, orientada a buscar la humanización y profesionalización de la justicia.

Por todo lo anterior, el Centro Mexicano para la Filantropía le otorga el Reconocimiento al Compromiso con los Demás 2009, por su preocupación por las injusticias del sistema penal de nuestro país, que lo llevó a participar en la creación de la asociación Renace, ABP, y en especial por haber promovido los juicios orales en México, logrando que Nuevo León fuera un estado pionero con ese proceso legal. Y por impulsar posteriormente una reforma a nivel federal a través de la Red Nacional a Favor de un Sistema de Juicios Orales y Debido Proceso Legal, integrada por 65 organizaciones en el país. 

También te podría gustar...