Servicios Noticias Filantrópicas Ideas centrales de la conferencia de Bernardo Toro, de Fundación Avina, en la Reunión Anual del Cemefi

Ideas centrales de la conferencia de Bernardo Toro, de Fundación Avina, en la Reunión Anual del Cemefi

El 13 de noviembre, durante el segundo día de actividades de la Reunión

Durante su intervención, el experto internacional hizo énfasis en que nunca será posible tener una sociedad civil fortalecida si no se invierte en  las organizaciones de base, dedicadas al desarrollo comunitario.

Al respecto, dijo que en América Latina se está generalizando una tendencia negativa relacionada con el concepto de inversión social de impacto; el cual ha propiciado que los empresarios y en general, los donantes, ya no estén invirtiendo en el desarrollo de base, dejando en un gran vacío a las organizaciones que atienden directamente a población vulnerable. Dichos vacíos están siendo ocupados por el narcotráfico y la delincuencia. Es decir, la preocupación por reportar resultados de impacto ha menoscabado la relevancia de atender a las personas más necesitadas. Esta es una tendencia que se debe de revertir, nuevamente, por la sociedad civil organizada.

Hay que reconocer el gran desafío que significa lograr una interlocución constructiva del gobierno con sus ciudadanos y de los ciudadanos con el gobierno. En este sentido, organizaciones de la sociedad civil intermedias (que agrupan a un conjunto de organizaciones, federaciones ) tienen una gran oportunidad para comenzar ese diálogo, pues tratan con organizaciones macro y micro y saben las necesidades de ambas y pueden transmitir necesidades y propuestas de solución a las autoridades.

Y aunque nunca la sociedad civil organizada podrá sustituir la labor del Estado, es preciso que las organizaciones trabajen el tema de la inclusión de manera transversal, generando la movilidad social de los grupos más desvaforecidos. De otro modo, los pobres lo seguirán siendo y aumentarán sus niveles de escasez.

Cien años de democracia no garantiza la de mañana, por lo que la sociedad civil organizada debe de trabajar de manera constante y permanente en la formación de ciudadanía y  en la preservación de los valores y mecanismos democráticos.